Inicio   >   Blog   >   Ley 11/2018

Ley 11/2018: Un trampolín hacia los beneficios del reporting no financiero

Tal como lo anticipábamos en nuestro artículo anterior “Ley 11/2018 y las empresas con +250 trabajadores, ¿los nuevos obligados o los nuevos favorecidos?”, los temas de sostenibilidad se han convertido en políticas de estado y se trasladarán a las empresas en forma de instrumentos normativos de obligatorio cumplimiento y las empresas tendrán a corto plazo dos opciones: buscar el mero cumplimiento legal, lo que se traducirá en tiempos y costes perdidos o abrazar la sostenibilidad y hacerse de los beneficios que nadar en sus aguas puede brindarle.

En este sentido y como repetía un estimado profesor del coaching, “lo que resistes, persiste” y puesto que ya no es una opción para las empresas de +250 trabajadores con algún otro requisito de cifra de negocios o activos, reportar sobre cuestiones no financieras, mejor amigarse y dejar que este nuevo compañero en nuestro viaje de negocios nos comparta sus bondades mientras cumplimos con sus demandas.

Podríamos en este punto mencionar que estos beneficios no sólo favorecen a la organización que produce el reporte sino también a todos los grupos de interés de dicha organización. En esta oportunidad como las obligadas son las organizaciones, nos detendremos a analizar aquellos que recaen sobre esta últimas. Así las cosas, podríamos dividir estos beneficios en dos grandes grupos:  beneficios internos, se producen puertas adentro de la organización y externos, que se generan puertas afuera de la organización, produciendo efectos sobre ella.

Beneficios Internos

Se producen desde las tareas previas que implica confeccionar cualquier tipo de reporte, básicamente y en líneas generales: definir la información a recolectar, recolección, compilación, procesamiento, análisis de la información hasta que dicha información se selecciona, ordena y plasma en el reporte. En todas estas tareas, la organización obtiene una importante cantidad de datos sobre cada uno de los procesos que se ejecutan en el día a día.

En el proceso de confección del reporte, se detectan tanto debilidades como fortalezas que permitirán ahorrar tiempos y costes, ajustar metas y objetivos, ajustar procesos y alimentar el de la mejora continua.

Al mismo tiempo, toda esta ruta del tratamiento de la información involucra al público interno de la organización que se adentra más en los procesos en los que de común interviene y conoce sobre otros procesos en los que no interviene asiduamente o de manera directa. Este mismo público interno, una vez producido y publicado el reporte en el cual ha intervenido activamente, experimentará o incrementará su sentido de pertenencia o compromiso hacia la organización en la cual se desempeña.

Beneficios Externos

 Una organización que reporta en sostenibilidad debe establecer en primer lugar, cuáles son los temas materiales o relevantes que reflejan los impactos y riesgos económicos, sociales y ambientales significativos y afectan positiva o negativamente a sus distintos grupos de interés y a la organización misma. Para su identificación, debe interactuar hacia adentro y hacia afuera de la organización y en este último caso, con cada uno de sus grupos de interés (ej: administración pública, entidades no gubernamentales, proveedores, clientes, comunidad local entre otros). Esta interacción, mejora la relación con estos y en el caso de:

  • Clientes: ayuda a su fidelización.
  • Comunidades locales: a ganarse su confianza y la tan mentada licencia social para operar.
  • Administraciones públicas: a reducir la presión de control ya que se percibe por parte de la empresa, una colaboración y una apertura sobre la información que puede ser del interés de estas.

Una organización que se abre a través del reporting hacia sus grupos de interés, además:

  • Genera en ellos una percepción de honestidad, situación que mejora la reputación, imagen que se tiene de ella, facilitándole el acceso a nuevos mercados.
  • Aporta una visión transparente sobre su desempeño y sus impactos, permitiendo una mejor comprensión de la organización, facilitándole la recepción de nuevas inversiones.
  • Facilita comprender la relación entre sus aspectos financieros y no financieros, datos relevantes para los sectores de Banca y Seguros.

Y como si esto fuera poco, todos estos beneficios se aseguran y magnifican cuando toda la información reportada es verificada por un tercero independiente con expertos en la materia. Y por ello es uno de los puntos considerados en la Ley 11/2018, que incorpora esta figura de manera obligatoria y de la cual comentaremos en el próximo artículo.

 

 

Alejandro Resnik

Alejandro Resnik

Product Manager del Departamento de RSC

Síguenos                                                                                      

Camino de la Zarzuela, 15 | Bloque 2 | 1ª Planta | 28023 Madrid

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad